Una buena (“más que sea”): califican de “histórica” decisión de sumar nuevos parques nacionales en el sur

Parque Yendegaia Parque Yendegaia

Se aprobó el proyecto “Red de Parques Nacionales de la Patagonia Chilena” o Ruta de los Parques, consistente en la creación, ampliación y/o reclasificación de un conjunto de áreas de alto valor en biodiversidad y destacado potencial para el turismo de naturaleza, emplazadas en las regiones de Los Lagos, Aysén y Magallanes, lo que eleva su estándar de protección a la categoría de Parque Nacional.

Las organizaciones sociales adscritas al grupo de trabajo Patagonia Chilena Mar y Tierra aplaude la decisión del Consejo de Ministros para la Sustentabilidad en orden a aumentar significativamente la superficie de áreas protegidas en la zona austral de Chile. El grupo considera vital que en el país se empujen iniciativas que conduzcan a establecer una red de parques nacionales (terrestres y marinos) en la Patagonia cuyo manejo supeditado a un alto estándar internacional, tanto en protección como gestión.

De esta forma, las ocho organizaciones que conforman este grupo de trabajo celebramos la resolución del día de hoy del Consejo de Ministros para la Sustentabilidad, que aprueba el proyecto “Red de Parques Nacionales de la Patagonia Chilena” o Ruta de los Parques, consistente en la creación, ampliación y/o reclasificación de un conjunto de áreas de alto valor en biodiversidad y destacado potencial para el turismo de naturaleza, emplazadas en las regiones de Los Lagos, Aysén y Magallanes, aumentando su estándar de protección a la categoría de Parque Nacional. Esta iniciativa aprobada hoy, y que suma en su conjunto cerca de 4, millones de hectáreas nuevas de parques nacionales, ratifica el acuerdo firmado el 15 de marzo en el Parque Pumalín, entre el gobierno de Chile y la organización Tompkins Conservation.

Por su características naturales propias que incluyen el ser una de las regiones más prístinas del planeta, como por la trascendencia del legado de conservación anunciado, la Patagonia Chilena tiene la oportunidad de convertirse en la región con uno de los más destacables sistemas de áreas protegidas a nivel mundial, de contarse con las capacidades y recursos humanos, financieros e institucionales necesarios para su manejo efectivo.

Si bien Patagonia cuenta ya con una importante superficie de áreas con designación oficial de protección –a ser aumentadas con la presente aprobación por parte del Consejo de Ministros– su consolidación requiere –y hace aun más urgente– la necesidad de una mejora sustancial en los recursos y capacidades para el manejo de las áreas protegidas de Chile, las cuales registran uno de los porcentajes más bajos de inversión estatal a nivel del continente. Lo anterior contrasta con el gran rol que juegan dichas áreas no sólo conservando la diversidad de vida sobre el planeta, sino que también como base de la actividad económica de regiones australes que descansan fuertemente en una creciente industria del turismo de naturaleza.

La presente decisión del Consejo de Ministros crea una favorable oportunidad para generar un muy necesario sistema de protección terrestre-marino integral y a gran escala, incluyendo los grandes estuarios, mar interior y sistema de archipiélagos presentes en la Patagonia Chilena.

Por otra parte, el desarrollo de áreas protegidas en los ecosistemas marinos no ha ido a la par con el presente avance en las áreas terrestres. Se hace imprescindible la atención del gobierno y de la ciudadanía a este desafío.

Las organizaciones del grupo de trabajo Patagonia Chilena Mar y Tierra, continuarán apoyando el que esta iniciativa –y otras en la misma línea de conservación de esta importante zona, incluyendo nuevas declaraciones y ampliaciones incluyendo protección marina– llegue a buen término, incluyendo la conclusión de los trámites necesarios para que los anuncios de donaciones de tierras y designación de protección, se materialicen efectivamente en nuevos parques nacionales para Chile, a la brevedad posible.

El grupo de trabajo Patagonia Chilena Mar y Tierra, conformado por ocho organizaciones de conservación de naturaleza, educación e investigación que persiguen obtener que los ecosistemas terrestres de bosques, estepa y humedales y borde costero marino de la región Patagónica se conserven en buen estado, manteniendo su biodiversidad e integridad ecosistémica.

Las organizaciones integrantes son Aumen, Centro Ballena Azul, Fundación Melimoyu, Fundación Omora, Fundación Tompkins Conservation, Fundación Terram, WWF Chile y The Pew Charitable Trusts Projecto Patagonia.