En tiempos de la política convertida en show de audiencias, el gobierno sólo espera focos de violencia (minoritaria, pero eso importa poco para la foto) para restarle legitimidad a la protesta social. Y si bien la violencia ha sido el único camino para combatir al opresor y recuperar la libertad, ésta nunca superará el poder de la inteligencia. Y la inteligencia nunca le dará insumos para construir su mentira. Ahí donde la autoridad espera un escupitajo y una pedrada contra un vehículo de Fuerzas Especiales, la inteligencia incrusta flores en los cañones de las armas; ahí donde la represión espera overoles blancos y quema de microbuses, la inteligencia responde con una velatón;
Nunca, jamás, esperes que tu elevado sentido ético y estético sea parte del sentido común de las personas. Ese terreno no está ganado. No pienses que está ganado.