Lo que partió siendo un “crédito blando” que sería entregado por la banca acabó convertido en un “préstamo solidario” que será entregado por el Estado. Aún así, Hernán Calderón, quien preside esta organización de usuarios y consumidores, llamó a tener mucho cuidado en vista del alto nivel de endeudamiento de las familias chilenas, al tiempo que cree que será irrelevante el impacto en la suspensión del pago de créditos hipotecarios.

Poco a poco se comienza a aclarar el plan del gobierno para ayudar a la clase media: lo que propone en su plan de apoyo a la clase media es, en definitiva, un préstamo solidario entregado directamente por el Gobierno con tope de 2.600.000 pesos -y condonable si de buena fe el beneficiario no puede pagarlo al cabo de 4 años- y no un crédito blando que vaya a ser entregado por la banca, que es lo que interpretó no sólo buena parte de la opinión pública, sino que expertos y actores políticos. Algunas voces creen que el Gobierno fue modificando el carácter de esta medida en respuesta a las críticas que desató el mensaje presidencial dirigido a la clase media.

Aun así, con todas estas aclaraciones, contraer más deuda nunca es conveniente, sostiene el presidente de Corporación Nacional de Consumidores y Usuarios (Conadecus), Hernán Calderón. “Hay cinco millones de familias en registros de morosidad. El sobrendeudamiento no resuelve los problemas, menos cuando el futuro económico es tan desalentador. El futuro se ve muy incierto con dos millones de cesantes”, señaló, coincidiendo con lo que explicaba la Fundación Sol en un video viralizado en las redes, donde de cuestiona el hecho de que el “préstamo solidario” será reajustado por el IPC, cosa que nunca ocurre con los sueldos.

“Pensamos que es mejor el retiro del 10% de la AFP y que el gobierno emita un bono de reconocimiento al momento de jubilar. Así se repone el dinero y no afecta el monto de la pensión. Esto va abrir una discusión, y nosotros estaremos en ella”, señaló el titular de Conadecus.

Otras medidas contenidas en el plan también suscitan enormes dudas. Por de pronto, algunos creen que el subsidio de arriendo para 50 mil personas es insuficiente. Otro tanto pasa con la postergación del pago de dividendos de créditos hipotecarios con garantía estatal, ya que accederían a él sólo quienes están con una situación de mora inferior a los 29 días. “Y mucha gente dejó hace rato de pagar, por lo que no veo que tenga el alcance deseado. La mayoría no podrá acceder a esa posibilidad”, señaló Calderón.

“Nuevamente el gobierno les pide permiso a los bancos para postergar en 6 meses las deudas hipotecarias, pero eso puede significar que hacia adelante sean sólo tres meses, ya que pasaron los tres meses que este gobierno consiguió apelando a la buena voluntad de los bancos. Muchos hoy están amenazados y perderán sus viviendas. Es fundamental que se paralicen las ejecuciones, los remates, los embargos, pero no veo señales de eso”, añadió.

Su conclusión fue lapidaria: “Las medidas de apoyo a la clase media son migajas, es todo muy acotado. Parece que al gobierno le importa más el impacto mediático que el alcance que tienen estas medidas en concreto”.

El Soberano

La plataforma de los movimientos y organizaciones ciudadanas de Chile.

Deja un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.