La Fundación Sol dio a conocer un estudio que demuestra el efecto cancerígeno que ha tenido en las familias esta infame política pública.

El Crédito con Aval del Estado (CAE) se crea en el gobierno de Ricardo Lagos con el objetivo de aumentar el acceso al sistema de Educación Superior chileno, bajo el argumento de que el Estado tiene restricciones presupuestarias y por tanto requiere de la Banca para asegurar esta nueva política de financiamiento.

De esta forma, se fortalece aún mas la filosofía del subsidio a la demanda como política de financiamiento para la educación superior. A su vez, se refuerzan los pilares de la acumulación por desposesión por medio del endeudamiento relacionado con el acceso a un derecho social como lo es la educación.

Para los hogares se refuerza y reproduce el disciplinamiento que genera la deuda. En un periodo caracterizado por la contención de los salarios reales de las familias y el permanente aumento de gasto al que se ven sometidas por cuestiones básicas de reproducción social.

La promesa del aumento del acceso a la Educación Superior se cumplió ampliamente. El año 2005 (antes de que comience a operar el CAE), se registró una matrícula total de 663.679 alumnos/as, mientras el año 2019 se llegó a 1.268.510 matriculados/as. Sin embargo, el 72% de este aumento se concentra en sólo 20 instituciones que pertenecen a los siguientes grupos educacionales: i) Laureate International; ii) Santo Tomas; iii) INACAP y iv) Pontificia Universidad Católica. Adicionalmente, en este listado, se encuentran aquellas universidades que han sido investigadas por lucro, tales como la Universidad San Sebastián, Universidad Autónoma, Universidad Central, Universidad del Desarrollo, entre otras.

Para conocer en detalle el estudio de la Fundación Sol, entrar aquí.

El Soberano

La plataforma de los movimientos y organizaciones ciudadanas de Chile.

Deja un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.