A tablero vuelto se desarrolló seminario sobre mentiras en torno al sistema de reparto

seminario pensiones Actores políticos y representantes de movimientos sociales en seminario previsional

El encuentro “Derribando Mitos sobre los Sistemas de Reparto” fue organizado por la Fundación Sol, y se desarrolló en el Aula Magna de la Universidad de Santiago. Los participantes en los distintos paneles desmontaron los mitos asociados a un sistema basado en el principio de solidaridad, un sistema exitosamente satanizado gracias al apoyo de actores políticos transversales y la propaganda que, por décadas, han diseminado los medios de comunicación y los infaltables intelectuales a sueldo. También hubo oportunidad de conocer otros sistemas de pensiones de los que podríamos aprender mucho.

Sobre los sistemas de reparto se han hecho muchas caricaturas y se han montado muchos mitos. La idea es desprestigiarlos, aun cuando los sistemas de reparto siguen constituyendo el eje central en los sistemas de pensiones de una mayoría aplastante de países del mundo, incluso en los países más ricos y envejecidos. Por más chocante que nos pueda parecer la realidad, lo cierto es que esos sistemas de pensiones son en su mayoría enteramente de reparto o bien son mixtos, pero contributivos y regidos por el principio de solidaridad. El sistema de capitalización individual como el chileno es un aporte complementario, sólo arroz graneado. Ciertamente no son sistemas perfectos, y desde luego hay que someterlos a cambios paramétricos, pero es lo mejor que se ha creado para pagar pensiones. No hay más. Todo lo que se diga en sentido contrario es cuento.

Un sistema perverso

seminario pensiones 2
Expertos nacionales y extranjeros se dieron cita en este encuentro

Son apenas algunas de las conclusiones que arrojó el seminario “Derribando Mitos sobre los Sistemas de Reparto”, encuentro organizado por la Fundación Sol y llevado a efecto en el Aula Magna de la Universidad de Santiago, y que contó con la participación de algunos de los mayores expertos previsionales del mundo, entre ellos el canadiense Kevin Skerret, abogado y Magíster en Economía Política, asesor del Sindicato Canadiense de Empleados Públicos de Ottawa (CUPE), quien, en su exposición sobre “Financiarización y visión global de los sistemas de pensiones”, puso de relieve la contradicción evidente que hay en sistemas privados que, como también ocurre en Canadá, tienden a invertir y fortalecer a industrias que contribuyen a la acumulación de la riqueza, y cuyo desarrollo va en desmedro de los mismos trabajadores cuyos ahorros previsionales dice defender.

Para peor, estos fondos de inversiones han extendido su foco a las infraestructuras y pugnan por la privatización de servicios básicos, “y nosotros somos totalmente contrarios a la privatización de servicios básicos. Con el tiempo, cuando empecé a investigar este tema, pude conocer movimientos sociales que luchan por recuperar los recursos hídricos y que pelean contra el aumento de tarifas y cargos de estas empresas”, declaró Kevin Skerret, quien reconoció la existencia de inversiones de estos fondos en empresas sanitarias chilenas. “Los trabajadores canadienses no tienen ni idea de que estos fondos invierten sus dineros en países como Chile”, añadió. Por eso, agregó más tarde, se declaró partidario de tender puentes entre trabajadores para hacer un frente que ponga atajo a la presión política que realiza el mundo financiero.

En tanto, Guillermo Montt, especialista en Protección Social de la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) para el Cono Sur, sostuvo, en su ponencia titulada “La reversión de la privatización de las pensiones y los principios de la Seguridad Social”, que hasta ahora los sistemas de pensiones más confiables y sustentables son aquellos de tres niveles que se construyen sobre un piso mínimo de protección social. En suma, un piso tipo pensión básica solidaria, una base ancha de ahorro solidario, mecanismos de aporte complementario con incentivos y ahorro voluntario.

Complejidades del mercado laboral

seminario pensiones 3
El seminario se desarrolló en el Aula Magna de la Universidad de Santiago

Reconoció que se ha hecho difícil avanzar en esta matera ya que, a su juicio, chocan dos visiones muy distintas sobre lo que es un sistema de pensiones, elemento básico en un sistema de seguridad social. “Para unos tiene un fin social, para otros es un instrumento eminentemente financiero. Así va a ser muy difícil la conversación, cerrándose cualquier posibilidad de hablar sobre un sistema que apunta a un rol más social”, señaló Montt, quien desmintió a quienes sostienen que el sistema chileno es mixto.

“Es un sistema de capitalización individual con un piso mínimo de protección social”. Junto con recordar que de los 30 países que adoptaron el sistema de AFP, 18 lo revirtieron tras haber incumplido todas sus promesas, Montt sostuvo que no habrá sistema de pensiones que aguante si no mejoran los sueldos, lo que sólo será posible en la medida que impulsemos políticas de desarrollo productivo e incentivemos una mayor sindicalización.

La economista argentina Corina Rodríguez dijo, en su ponencia sobre “La dimensión de género en los sistemas de pensiones”, recalcó el desafío que implica corregir la situación particular de las mujeres, aquellas que han sido históricamente desplazadas del sistema productivo asalariado para sumir labores de cuidado o, en su defecto, para realizar tareas remuneradas mucho más precarias. Todo lo cual, recordó, se agrava si consideramos que las mujeres tienen mayor expectativa de vida.

“Aquí se está invisibilizando un trabajo que es imprescindible para el funcionamiento del sistema. Si dejáramos de hacerlo el sistema colapsaría”, señaló.

El seminario incluyó la participación de diversos actores políticos y sociales que pugnan por un cambio de paradigma previsional, como el coordinador del movimiento No Más AFP, Luis Mesina, y los diputados integrantes de la comisión de Trabajo y Seguridad Social Gael Yeomans, Karol Cariola y Giorgio Jackson, quienes describieron el tenor del debate que tiene lugar en el Congreso.

En ese sentido, los participantes de este panel refirieron críticamente al proyecto de reforma enviado por el Gobierno, una propuesta que persiste en una fórmula tan insuficiente como fallida, y ello con independencia del monto de cotización adicional que resulte de la tramitación parlamentaria.

Peor aún: es una propuesta que no atiende a las nuevas dinámicas del mundo del trabajo ni contempla las nuevas precariedades que han surgido del cambio tecnológico, tampoco se hace cargo del reto demográfico ni de las inequidades de género, al tiempo que refirieron a todas las trampas discursivas y mentiras que se han tejido en torno a los sistemas de reparto y de capitalización individual, así como lo monstruoso e inmoral que resulta ver a un estado que subsidia, con recursos públicos, un negocio que sólo beneficia a las AFP y a las grandes empresas que se financian con ellas.

«Los chilenos estamos luchando contra las grandes trasnacionales, contra los grandes grupo económicos chilenos», dijo Luis Mesina. «Tenemos la mejor propuesta. No es la única, pero es la mejor. Es la única que no provoca trastornos a las cuentas fiscales, es sustentable como tanto le gusta a los monetaristas. Tampoco podemos seguir siendo extractivistas en este país, debemos dar un salto al desarrollo productivo», agregó.