Estudio demuestra que AFP pagan pensiones de hambre incluso a los que cotizaron toda una vida

No mas AFP 5

Que el sistema de capitalización individual creado por José Piñera ha sido un desastre para los y las trabajadores de Chile, pues qué duda cabe. La Fundación Sol nos entrega «Pensiones Bajo el Mínimo», un estudio que echa por tierra el manido argumento de los defensores de las AFP, en orden a que una mayor densidad de cotizaciones basta para mejorar las perspectivas futuras de jubilación.  

Los resultados del estudio «Pensiones Bajo el Mínimo» son concluyentes. A diciembre de 2018, el 50% de las 684 mil jubilados que recibieron una pensión de vejez por edad (la modalidad de pensión más masiva) obtuvieron menos de $151 mil pesos ($135 mil si no se incluyera el Aporte Previsional Solidario del Estado). Incluso, en el tramo de aquellas personas que cotizaron entre 30 y 35 años, el 50% recibió una pensión menor a $296.332, valor levemente superior al Salario Mínimo de fines de 2018, pero inferior al Salario Mínimo actual.

Esta grave crisis previsional se acentúa en el caso de las mujeres, ya que el 50% de las 394.643 jubiladas por vejez edad, recibe una pensión menor a $138 mil ($107 mil si no se incluyera el Aporte Previsional Solidario
del Estado) y una pensión mediana que llega a sólo $281.722 para quienes cotizaron entre 30 y 35 años. Vale decir, casi toda una vida laboral.

A nivel regional, si analizamos los datos de las pensiones de vejez edad pagadas por las AFP (retiro programado y rentas temporales), se puede concluir que la pensión mediana en todas los territorios del país es inferior a la línea de pobreza para hogares unipersonales y en ninguna región supera el 50% del Salario Mínimo. Si se toman los montos promedios, se observa que sólo en la Región Metropolitana, las pensiones superan los $200 mil. Las regiones donde se registran los valores más bajos corresponde a Aysén, O’Higgins, Araucanía, Ñuble y Los Lagos.