No Más AFP dio a conocer su propuesta actualizada de reforma al sistema de pensiones

mesina

Con la presencia de dirigentes sociales, parlamentarios del Frente Amplio y uno que otro actor político de la ex Nueva Mayoría, La Coordinadora No Más AFP dio a conocer, en la Casa Central de Universidad de Chile, su propuesta alternativa actualizada, la que trabajó en conjunto con la Fundación Sol. 

Con reservas técnicas, con un pilar contributivo de verdad, sustentable en términos fiscales, flexible en cuanto a la introducción de cambios paramétricos contingentes a factores demográficos, con claros incentivos al ahorro previsional, observante de la naturaleza precaria del mercado laboral chileno, respetuosa del principio de propiedad que ejercen los trabajadores sobre sus ahorros, pero con una lógica solidaria de funcionamiento que establece una pensión mínima universal no inferior al salario mínimo, en especial para las mujeres que, por dedicarse a las labores vinculadas al cuidado en el hogar, no han podido cotizar por no percibir pago

NoMasAFP y FundSol
Marco Kremerman, investigador de Fundación Sol, presentando la propuesta actualizada

¿Parece mucho? ¿Suena inalcanzable? ¿es descabellado? Si nos remitimos al ánimo desesperanzador diseminado por los defensores del modelo por medio de mentir y caricaturizar propuestas alternativas, sí. Pero lo extraordinario de esta propuesta -pulida técnicamente por la Fundación Sol y testeada en simulaciones que consideran los factores más pesimistas- es que es 100% realizable y posible, entraña una meta asequible y, mejor aún, operativamente responsable bajo los mismos estándares instalados por quienes cautelan el modelo de acumulación.

La propuesta consta de 10 puntos. Como primer punto, establece el aumento de 5,2 puntos de cotización hasta llegar al 18% el 2027, aportado en igual proporción por trabajadores y empleadores (9%). Se contempla un aporte estatal del 6% del PIB para cuando el sistema esté en régimen en 2042. Además reconoce cada mes cotizado, considerado distintas tasas de reemplazo, y asegura una pensión mínima contributiva por tramo, reemplazando así el «Aporte Previsional Solidario». Asimismo, la propuesta compensa a las mujeres, integra a todos los pensionados del antiguo «sistema de cajas» y respeta lo que cada cual ahorró en su cuenta individual.

Asistencia NoMasAFP
La asistencia repletó la sala Eloísa Díaz de la Casa Central de la Universidad de Chile

El sistema propuesto integra el Fondo de Reserva de Pensiones que actualmente gestiona el Estado, los fondos gestionados por las AFP y las reservas técnicas que manejan las compañías de seguro. Los trabajadores independientes tendrían que cotizar el 9% de cada boleta de honorarios, mientras que el contratante ha de poner el 9% restante. La edad de jubilación para las mujeres seguirá en 60 años, y para los hombres en 65. Y tan importante como todo lo anterior: la propuesta sepulta la «Pensión Básica Solidaria» focalizada al 60% más pobre (y que paga poco más de 100 mil pesos) y en su lugar instala una «Pensión Universal No Contributiva» equivalente al 100% del salario mínimo (hoy supera los 300 mil pesos).

Anticipándose al lloriqueo de quienes se dicen defensores de los equilibrios fiscales, el vocero de la Coordinadora Nacional de Trabajadoras y Trabajadores No Más AFP, Luis Mesina, recordó que «el gasto promedio en pensiones es el 10% del PIB, en Italia es del 15%«. No se necesita echar la casa por la ventana, sino dedicarse a pagar pensiones y no a apostar plata en la bolsa. En suma, más solidaridad, más racionalidad, y menos ideología, que es lo mismo que crear un sistema de seguridad social que evite la precarización de la existencia.

«Reafirmamos el carácter solidario de nuestra propuesta, única forma de enfrentar la realidad chilena, en especial para un país cuyo mercado laboral que enfrentar y enfrentará con mayor rigor el impacto tecnológico, el crecimiento del empleo informal, el aumento del desempleo, la carencia de protección social hacen que el mercado laboral uno de los más indefensos en nuestra región, si sumamos a ello la exagerada flexibilidad  para contratar y el impedimento para el ejercicio de la verdadera negociación colectiva. El panorama para mejorar los salarios se ve francamente poco prometedor», dijo Mesina, quien criticó ácidamente al senador PPD Ricardo Lagos Weber, «uno de los defensores del modelo», quien desconoció la existencia de propuestas alternativas en una entrevista.

«Un país de salarios bajos e inestabilidad sólo podrá recibir protección social en un sistema de seguridad social que, por cierto, el actual no lo es. La tarea de garantizar esos derechos le corresponde al Estado, y hasta el momento éste nos ha negado», agregó. «La tarea nuestra es seguir batallando para recuperar, para todas y para todos los habitantes de este territorio, un derecho fundamental, cual es la seguridad social», concluyó.