Ukamau dice que director del Serviu miente por acusaciones de destrucción de documentos

Todo el material lanzado por la ventana durante la toma efectuada por los pobladores correspondía, según la dirigenta Doris González, a papeles depositados en una caja para reciclaje. Asimismo refiere a las razones que explican el nuevo incumplimiento del Serviu en entregar, dentro de los plazos convenidos, el conjunto habitacional de Estación Central. Los pobladores acusan angustia y desesperación en sus familias al ver que se plantea una nueva prórroga, lo que ha generado enormes costos que sólo ellos asumen.

«El director del Serviu miente«.

Así de tajante fue la respuesta de la vocera del movimiento Ukamau, Doris González, tras enterarse por los medios de las acusaciones que formulara César Antonio Faúndez Burgos una vez que las Fuerzas Especiales de Carabineros desalojara las dependencias de ese organismo y se llevara detenido a dos centenares de pobladores que, a primera hora del jueves 20 de junio, se habían tomado sus oficinas en protesta por el nuevo retraso en la entrega del conjunto habitacional La Maestranza, ubicado en Estación Central. La acusación era calumniosa: los pobladores, además de causar destrozos e intimidar a los funcionarios del servicio, habían destruido valiosa documentación impresa.

Depósito de papel de oficina para reciclaje

«¿Sabes qué botamos por la ventana? Era el contenido de una caja de cartón que se usa para depositar papel de oficina que después va a ser reciclado. Tenemos las fotos«, agrega. Y remata: «Además toda la información valiosa se encuentra respaldada digitalmente, en los computadores, y también está el material en archivos, y nosotros no tocamos nada de eso», añade la dirigenta social.

¿Qué hay detrás de esta acusación? Doris González cree que el objetivo no es otro que «busca sacar el foco de lo importante, que es la poca prolijidad con la que trabaja su servicio. Y él, lamentablemente, se pone de lado de los proveedores privados, en este caso la constructora LOGA, y no vela por un trabajo bien hecho, con un uso más eficiente de los recursos. Ojalá que sea tan riguroso con la empresa, así como es tan riguroso para atacarnos. Y hasta aquí el señor Faúndez ha premiado la ineficiencia, sin mencionar que el mismo Serviu no ha hecho un buen trabajo en el desarrollo de los proyectos de especialidad, como el gas, la electricidad o la pavimentación».

Imágenes captadas por los pobladores con sus celulares

«El conjunto La Maestranza debió ser entregado en junio. Ya accedimos a una extensión, que quedó para octubre… ¡Y ahora nos enteramos que quieren una nueva prórroga! Ya no queremos más prórrogas. Que las viviendas se entreguen en octubre. Que el Serviu exija el cumplimiento del plazo, así tenga que exigirle a la empresa que contrate más trabajadores o que se extienda las jornadas a los fines de semana, respetando los derechos de los trabajadores y pagándoles sus horas extras», agrega.

La empresa, según la dirigenta de Ukamau, «ha tenido un muy mal manejo, no ha contratado el persnal suficiente para estar avanzando en todos los frentes que debiera, para llegar al menos a acercarse a los porcentajes de avance comprometidos».

Comunicado de Ukamau

Sorprende, o quizás no tanto, que nadie en este Serviu Metropolitano haya reparado en los enormes costos familiares y personales que provoca esta decisión. «Las familias han debido asumir el costo de esta ampliación de plazo. La idea era que ya en estos días estaríamos habitando nuestros hogares, y eso llevó a muchos a poner fin a sus contratos de arriendo, y comprometerse a dejar los lugares que habitaban como allegados. Todo esto ha generado muchos problemas de hacinamiento y todas las consecuencias que eso conlleva», dice. 

«Muchos han tenido que vivir con la angustia de tener que irse muy lejos, a otra comuna más lejana de la ciudad, para conseguirse algo momentáneo. La situación se ha tornado insoportable y costosa para nuestras familias», concluye.