Comisión de RREE del Senado aprueba TPP-11 bajo «protocolo de garantías» que nadie cree…

senado tpp11

En votación unánime la comisión de Relaciones Exteriores del Senado ratificó la adhesión al nefasto tratado transpacífico, que ahora debe ser discutido en las comisiones de Hacienda y Constitución de la Cámara Alta. Lo curioso es que logró los votos del «progresismo» chileno a cambio de un «protocolo de garantías» que promete que ninguna cosa mala ocurrirá con su entrada en vigencia.   

Se aprobó finalmente el TPP-11 en la Comisión de Relaciones Exteriores previa firma de un «protocolo de garantías» orientado a impedir que ocurra efectivamente todo lo que los detractores del TPP-11 creen que pasará apenas entre en vigencia.

Son una serie de compromisos que apuntan a impedir que resurja el trabajo infantil o esclavo. Ojo: nada hará, según los senadores, que se vayan a relajar las legislaciones ambiental y laboral. Quédense tranquilos, que en ningún caso esto va a suponer un anclaje en el subdesarrollo por la vía de rebajar la producción chilena en lo más rasca de la cadena de valor, que es lo que nos ha venido ocurriendo desde que empezamos a firmar tratados. Y que no se les pase por la cabeza aquello de que perderemos soberanía, o que las semillas puedan ser privatizadas. Ah, y los pueblos originarios… Los pue… En fin, da lo mismo. Son promesas. Un montón de bellas promesas que nos dicen incluso que si Estados Unidos echa a Trump y se suma en el futuro, bueno, someteremos nuevamente el tratado a votación…

Son promesas un poco absurdas, no ya sólo porque hay una historia de mentiras o bien porque son hechas por políticos que carecen de credibilidad, sino más bien porque no queda claro qué hará el Estado si finalmente ocurre todo lo que sabemos que ocurrirá, ya que el texto del tratado es bastante explícito en orden a que estaremos expuestos a pagar millonarias indemnizaciones a toda empresa que sienta amenazadas sus expectativas de ganancias por la implementación de alguna reforma aprobada en el Congreso, o incluso por una simple regulación que pudiera adoptar el Estado.

El protocolo es «pura palabrería», sostiene Lucía Sepúlveda, de la Plataforma Chile Mejor sin TLC. «Este es el resultado de las súplicas del senador (Alejandro) Guillier, que buscaba un pretexto para encubrir la entrega del país a través de su votación», señaló más tarde. «Era un truco. Cuando se trata de un acuerdo internacional con los 30 capítulos negociados y votados en todo este proceso, una vez cerrada la discusión, una vez que hemos acordado los 30 capítulos, así como los anexos y las cartas bilaterales, ya no hay nada más que decir«, agregó Sepúlveda.

«Esto queda tal cual queda en el papel. Claro, podría haber diferencias de interpretación, pero eso se resolverá en tribunales internacionales. Por eso no tiene importancia toda esa palabrería», indicó la coordinadora de Chile Mejor sin TLC, que emitió un comunicado en rechazo a esta aprobación.

A tal grado llega esta palabrería que «el punto 7 sintetiza toda la falta de seriedad de un protocolo que fue hecho a la rápida, ya que el gobierno ratifica que después de la aprobación del TPP-11 mantendrá plena autonomía para impedir la importación de transgénicos… ¡Pero si la importación de transgénicos ya existe! ¡El supermercado está lleno de ellos! El tema hoy es que la producción de transgénicos ya existe pero es para la exportación, no es para consumo interno, y el TPP-11 lo que va facilitar es que llenará las ferias libres con esos productos», sostuvo la periodista, quien concluyó afirmando que «es incoherente, tonto, y muestra que están escribiendo cualquier cosa. Un manojo de papeles. Esta es una coartada para decir a futuro ‘yo garanticé que el TPP no dañe a Chile‘, nada más». 

Senador Alejandro Guillier
Senador independiente Alejandro Guillier

Las críticas no acabaron ahí. Para Tomás Lagomarsino, presidente de la Fundación Equidad y vocero de la plataforma Chile Mejor sin TLC, «le dieron la espalda a la ciudadanía”.

Hoy la comisión ha decidido ignorar la opinión de cientos de miles de personas, quienes participaron en el plebiscito TPP-11 y votaron en contra, por los diferentes efectos nocivos que va a traer”, expresó Lagomarsino, recordando que fueron 541.693 las personas que votaron en contra del nefasto tratado, lo que representa a más del 92% del total nacional en la consulta ciudadana.

El médico apuntó su malestar a que con la aprobación en la comisión “se avalen nuevos mecanismos para que las empresas transnacionales bloqueen el ingreso de medicamentos genéricos al país”, ya que con esto, asegura, se perjudicará directamente a los pacientes que usan el sistema de salud.

Por otra parte, recordó que el trabajo en contra del TPP – 11 no se termina con la votación en la comisión de Relaciones Exteriores, puesto que todavía deberá pasar por las comisiones de Hacienda y Constitución, antes de pasar a la sala del Senado y que es el paso final para su ratificación.