Se trata del predio Santa Julia, hoy en manos de la forestal Probosque. En el siguiente comunicado, la comunidad explica las razones que respaldan esta acción.

1.- A 21 de febrero de 2021, las comunidades mapuche, abajo firmantes, venimos a comunicar al público en general que hemos iniciado un proceso de recuperación del territorio en que nuestros antepasados realizaban el “guillatún”, incluyendo el “trayenko” al cual seguimos conectados, memoria mediante y la práctica de concurrir a él, cuando espiritualmente sentimos la necesidad de hacerlo. El predio en cuestión es denominado ancestralmente «Xayenmawiza», por nosotros, y se encuentra ocupado por la empresa forestal Probosque, específicamente como predio Santa Julia, situado al sur de la ciudad de Nueva Imperial.

2.- La Comisión Radicadora, a principio del siglo XX, no consideró estos sitios como pertenecientes a las comunidades, porque era de uso común, principalmente para actividades espirituales, de modo que fue entregado a colonos chilenos. Sus descendientes emigraron y entregaron este lugar a la empresa Probosque, quienes instalaron allí un monocultivo de eucalipto, recurriendo a la tala de gran parte de la flora nativa para ese propósito, dejando sólo pequeños espacios en los que se mantiene. La primera tala masiva fue provocada por los colonos a su llegada – en la primera mitad del siglo XX –, lo que marcó definitivamente el alejamiento de las comunidades, pues se vieron privadas de continuar con la práctica del guillatún que les convocaba y que realizaban allí, regularmente.

3.- Actualmente, además de los pocos ejemplares de árboles nativos adultos, en Trayenmawiza existe una biodiversidad latente que no puede desarrollarse satisfactoriamente, debido a la presencia del monocultivo; entre ella apreciamos en estado incipiente, la presencia de peumo, hualle, boldo, laurel, arrayán, olivillo, lingue, canelo , quila, koliwe, mutilla, entre muchas otras especies arbóreas, arbustos y hierbas, la mayoría de ellas con propiedades medicinales que nosotros conocemos y necesitamos. También, se observa el nacimiento de cinco cursos de agua (esteros) y un menoko, lugar de especial significado para nuestra cultura. Todo ello nos hace entender los relatos que guardamos en nuestra memoria y porque nuestros mayores – sin excepción –, lo mencionaban como un sitio de “mucho newen”.

4.- Por medio de nuestros dirigentes, hemos insistido en un diálogo de paz; sin embargo -hasta la fecha- no hemos tenido respuesta concreta por parte de la empresa, en el sentido de la obligatoriedad que tienen los privados y el Estado de reparar los daños cometidos en nuestro territorio sagrado. Frente a esta situación hemos decidido este proceso de recuperación.

5.- Hoy, 21 de febrero de 2021 –en conocimiento de la empresa forestal– hemos ingresado al predio, para dejar constancia pública del inicio de esta nueva etapa del proceso de recuperación en que estamos comprometidos. Hemos instalado allí lienzos y nuestras banderas, contando con la participación de dirigentes, comuneros y comuneras de nuestros lof.

6.- Por la protección de la biodiversidad (ixo fij mogen), propendemos a la recuperación de los recursos naturales y a la no instalación de monocultivos en territorio mapuche.

¡Fuera de Wajmapu, del territorio mapuche, toda acción que propenda a la extracción de nuestros recursos y con ello a la destrucción del equilibrio que la biodiversidad requiere!

Hueychahue y Reique (Comunidad Indígena José Quilaleo)

Arena Blanca (Comunidad Indígena Juan Millanao)

Saltapura (Comunidad Indígena Martín Catrileo)

Nohualhue (Comunidad Indígena Marileo y Hueche)

Millacoy (Comunidad Indígena Juan Millaleo)

En Gulumapu (Comuna de Nueva Imperial del estado chileno), 21 de febrero de 2021.

El Soberano

La plataforma de los movimientos y organizaciones ciudadanas de Chile.

Deja un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.