Un resultado comúnmente ignorado de la corrupción es el devastador impacto que tiene sobre el medio ambiente. En algunos casos, los efectos de la corrupción son la degradación ambiental lenta y constante, y otros tienen consecuencias masivas, rápidas y violentas que han costado vidas y ecosistemas.

Verónica Celis es arquitecto, fundadora y CEO de EnlightAID.org. Puedes escucharla cada semana en el podcast Chuchetas Sustentables

No sé tú, pero cuando pienso en la corrupción, mi imaginación me lleva a una habitación lujosa, con techo alto y cortinas de terciopelo rojo con detalles bordados en oro. Arte carísimo, algo así como Picasso, cuelga de las paredes. En esta sala, hombres altos con rostros indistinguibles deliberan en la penumbra. Son mayores, probablemente en sus sesenta o setenta, visten traje y corbata, y tienen risas malvadas que muy bien podrían pertenecer a una película de terror. Estos hombres conspiran contra el resto de nosotros, crean acuerdos interminables que los beneficiarán, asegurando que el dinero y el poder fluirán continuamente hacia ellos. Las sociedades y el medio ambiente simplemente no importan. Este imaginario infantil de corrupción que vive en mi mente, probablemente tiene muy poco que ver con lo que realmente está sucediendo. Sin embargo, lo que es innegable es que la corrupción tiene un impacto negativo en nuestra sociedad global, así como en el medio ambiente. Esto último no siempre está tan claro.

Transparencia Internacional define la corrupción como “el abuso del poder para beneficio privado”¹. Esta es la definición más ampliamente adoptada de corrupción. Sin embargo, varios críticos, entre ellos el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, han expresado que tal definición no solo es demasiado limitada, sino que también está sesgada culturalmente. Además, como he explicado con más detalle en el artículo –La ridícula manera de medir la corrupción en el mundo y por qué eso favorece a los mismos (ladrones) de siempre-, entre otras consecuencias, esta forma de entender la corrupción ha resultado en acciones limitadas y defectuosas para evitar que ocurra, así como un enfoque excesivo en sobornos y actos de corrupción menores, sin considerar el espectro más amplio y las causas del problema. Un resultado comúnmente ignorado de la corrupción es el devastador impacto que tiene sobre el medio ambiente.

Corrupción y degradación ambiental.

Según un informe publicado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), “la corrupción tiene graves consecuencias para el medio ambiente… Desde la malversación de fondos durante la implementación de programas ambientales, hasta la gran corrupción cuando se otorgan permisos y licencias para la explotación de recursos naturales”. Emitido, para el soborno mezquino de los funcionarios: la corrupción ocurre en todos los niveles. «La corrupción también hace posible que las leyes de protección ambiental y social sean ignoradas o by-paseadas”². Por supuesto, todo esto es increíblemente perjudicial para el medio ambiente, pero también tiene consecuencias desastrosas en el sustento de las comunidades locales vinculadas a ese entorno.

El mismo informe comparte, entre otros casos, cómo los bosques, por ejemplo, se ven directamente afectados, “el tráfico de madera es un gran negocio, y el sudeste asiático es el más afectado por la explotación criminal. Hogar de aproximadamente el siete por ciento de los bosques antiguos del mundo y muchas especies arbóreas únicas, la región está experimentando la tasa de deforestación más rápida en la Tierra, y la tala ilícita es un factor que contribuye a ello”³.

Corruption and the Environment (UNODC, n.d)

Como vivimos en un mundo donde los efectos de la destrucción ambiental no están limitados a las líneas sociopolíticas, el planeta en su conjunto se ve afectado por la degradación de cada región individual.

Transparencia Internacional revisó un estudio en el que se analizó el desempeño ambiental de 122 países, compilado por la Fuerza de Tarea Ambiental de los Líderes Globales para el Mañana del Foro Económico Mundial junto con el Centro de Derecho y Política Ambiental de Yale y el Centro de Información de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Columbia, encontrando que “cuanto más afectado está por la corrupción, más pobre es el desempeño ambiental de un país”⁴. En algunos casos, los efectos de la corrupción son la degradación ambiental lenta y constante, y otros tienen consecuencias masivas, rápidas y violentas. Uno de esos casos fue el colapso de un tranque de relaves en Brasil.

Un desastre minero en Brasil y sus vínculos con la corrupción

En enero de 2019, 270 personas murieron cuando un tranque de relaves se derrumbó cerca de la ciudad de Brumadinho. El tranque era parte de un proyecto dirigido por Vale, una de las compañías mineras más grandes del planeta, quien generó más de 36 mil millones de dólares de ingresos netos en 2018⁵. Esta no fue la primera vez que un tranque de relaves propiedad de Vale causa daños irreparables, ya que en 2015 otro colapsó “matando a 19 personas y causando el mayor desastre ecológico en la historia de Brasil”⁶. Según el informe oficial de investigación, Vale conocía los riesgos ya que el tranque no cumplía con el nivel de seguridad recomendado y decidieron continuar operando⁷.

Sé lo que puedes estar pensando, esto probablemente podría calificarse de negligencia. Sin embargo, la policía federal brasileña denunció a Vale, así como a TÜV SÜD por fraude, “acusó a las compañías de trabajar con documentos falsificados que atestiguaban la estabilidad de la presa en Brumadinho, en el estado de Minas Gerais, sureste del país”⁸. Antes de eso, académicos brasileños hablaron de que la compañía minera había influido ilegalmente en el gobierno para aflojar los procedimientos ambientales y de seguridad que las compañías mineras tuvieran que cumplir para operar un proyecto.

De hecho, tres años antes del desastre en Brumadinho, el Gobernador de Minas Gerais, Fernando Pimentel, creó un nuevo proceso para simplificar las aprobaciones mineras por el gobierno brasileño, la Superintendencia de Proyectos Priorizados (Suppri). “Pimentel recibió 1.5 millones de reales brasileños (US $254,000 según las tarifas actuales) en donaciones de dos compañías propiedad de Vale, Vale Manganes y Vale Energia, en 2014, el último año que las compañías privadas pudieron donar a campañas electorales en Brasil”⁹.

Pimentel está lejos de ser el único político brasileño en recibir tales “donaciones”, según una investigación realizada por el periódico brasileño Estadao, las compañías mineras gastaron casi 15 millones de reales en donaciones para campañas políticas sólo en el estado de Minas Gerais.

Antes de la creación del Suppri, los permisos para proyectos mineros complejos podían tomar años. El proceso tenía la intención de tomar múltiples etapas de evaluaciones y se necesitaban cientos de documentos y estudios para garantizar la seguridad de un proyecto. Con el Suppri solo tomaban meses y una sola etapa de evaluación. El resultado, la pérdida de 270 vidas y uno de los peores desastres ambientales de Brasil. Bosques fueron destruidos y ríos han sido contaminados por los químicos tóxicos contenidos en el tranque de relaves, con efectos que se sentirán en el medio ambiente en las próximas décadas.

La contaminación y la degradación ambiental vinculadas a la corrupción están en todas partes

En un artículo publicado por The New York Times, el diario estadounidense informó que “China ha culpado por el aumento de la contaminación al fraude en las aprobaciones de proyectos y la falta de aplicación de medidas de control de emisiones”¹⁰. Una investigación del gobierno sobre las aprobaciones de control de contaminación para proyectos de construcción encontró violaciones en casi el 40 por ciento de los casos que revisó. Además, los expertos ambientales demostraron que fraude e incumplimiento de la ley son los principales contribuyentes al aumento de los niveles de contaminación en el país. Aunque décadas de expansión económica en China han dado prosperidad a cientos de millones de personas, El país asiático tiene uno de los suelos, el aire y el agua más contaminados del mundo.

Además, un paper publicado por la Universidad Walter Sisulu (Sudáfrica), que investiga sobre la influencia en la sostenibilidad ambiental de diversos indicadores de corrupción en los 16 países que conforman África meridional entre 2010 y 2017, encontró un vínculo innegable entre la degradación ambiental y la corrupción. El documento explica “cómo los ambientes del sur de África se están deteriorando gradualmente al ser la corrupción una práctica central”¹¹. En el paper, los investigadores analizan dos aproximaciones a la corrupción: el Índice de Corrupción y el Ranking de Corrupción, y su respectiva correlación con la degradación ambiental.

Podría seguir y seguir escribiendo sobre casos específicos en los que la corrupción tiene un impacto negativo directo en el medio ambiente. Las políticas de litio de Chile, por ejemplo, y muchos más. Pero más que nada, lo que quiero enfatizar es la correlación, independientemente de la ubicación, entre la corrupción y la degradación ambiental. “Contrariamente a la opinión popular, la corrupción no solo es política y no siempre implica necesariamente dinero”¹². Lo que quizás sea aún más preocupante es el hecho de que los países en desarrollo es donde se encuentran la mayoría de los recursos naturales que nos quedan, y es aquí donde la corrupción se convierte en un importante culpable de la degradación ambiental¹³.


[1] What is Corruption (Transparency International, 2020)

[2] [3] Corruption and the Environment (UNODC, n.d)

[4] “Strongest Correlation” between corruption and poor environmental performance, study shows (Transparency International, 2001)

[5] [6] Behind Vale’s Deadly Dams, a Wave of Lobbying (ANGELO, Maurício. 2020)

[7] CPI conclui que Vale sabia dos riscos e aponta responsáveis (Asambleia Legislativa de Minas Gerais, 2019)

[8] Brazil police accuse Vale and TÜV SÜD of fraud before dam burst (NOGUEIRA, Marta. Reuters, 2019)

[9] Behind Vale’s Deadly Dams, a Wave of Lobbying (ANGELO, Maurício. 2020)

[10] Corruption is linked to pollution in China — Asia — Pacific — International Herald Tribune (LAGUE, David. The New York Times, 2006)

[11] The influence of corruption on environmental sustainability in the developing economies of Southern Africa. (GANDA, Fortune. Walter Sisulu University 2020)

[12] [13] Corruption and the Environment (LEITAO, Alexandra. Universidade Católica Portuguesa. 2016)

Deja un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.