La llamada «Licencia Obligatoria», permite que un gobierno que enfrenta una emergencia de salud pueda producir un fármaco sin la autorización de los dueños de la patente y que, si no tiene capacidad de hacerlo, pueda comprar a otros países esos fármacos genéricos a un bajo precio.

Millones de personas en Chile podrían ejercer su derecho a la salud a través de la Licencia Obligatoria, un mecanismo que ha sido utilizado por una decena de países en el mundo. El estado chileno cuenta con la posibilidad de hacer uso de esta herramienta, lo que para Fundación Equidad y la Plataforma Chile Mejor Sin TPP debería ser el camino para hacer frente a la crisis sanitaria que estamos atravesando producto de la pandemia.

«Otro ejemplo muy claro, son los tratamientos de alto costo, los cuales son imposibles de alcanzar para una familia común en Chile, ya que estamos hablando de tratamientos de millones de pesos mensuales. Es por ello, que las licencias obligatorias son esenciales”, explica Dante Donoso, encargado del Departamento de Políticas Farmacéuticas de Fundación Equidad.  

Ana Nieto, presidenta del Colegio de Químicos Farmacéuticos, explicó a Fundación Equidad que “Chile dispone de una legislación que permite el otorgamiento de licencia obligatoria para fines de salud pública, siendo consistente estas con la Declaración de Doha, relativa al Acuerdo sobre los ADPIC y la Salud Pública, donde los miembros de la OMC fijaron marco normativo para el sistema de propiedad intelectual en la esfera de la salud. Es un deber ético de los legisladores hacer uso del marco normativo para enfrentar la lucha contra esta Pandemia”.

¿Y por qué Chile no la usa?

Para la Plataforma Chile Mejor sin TLC, «el nuevo ministro de salud, Enrique Paris, sigue los pasos de Mañalich y  se niega a ejercer la licencia obligatoria, que es el derecho existente a nivel de la OMS para situaciones de emergencia sanitaria. El gobierno se muestra indiferente a los planteamientos de los trabajadores de la salud, un gremio que cada vez tiene mayor número de contagiados y que ha alertado oportunamente sobre la falta de insumos en el área pública«.

El académico de la facultad de Derecho de la Universidad de Chile, Daniel Álvarez, en Pauta.cl precisó que demandar licencias obligatorias permite proveer respuestas en casos excepcionales, tanto ante la evidencia de escasez como de un alza injustificada de precios. «»Hoy se haría porque hay un problema de stock en ciertos productos sanitarios necesarios en el contexto de la pandemia, pero también podría hacerse si se estima que los precios son demasiado altos y se requiere una tarifa justa», señaló.

«Un contexto de estado de catástrofe y pandemia es una situación límite. Ante la escasez de insumos claves para la gestión sanitaria y la inexistencia de alternativas, la fórmula de las licencias obligatorias es una buena solución. Si no se emplea en estas circunstancias, nunca habrá voluntad para hacerlo».

Daniel Álvarez, cadémico de la facultad de Derecho de la Universidad de Chile en Pauta.cl

Para la Plataforma Chile Mejor Sin TLC, «a ocho meses del inicio del estallido social del 18 de octubre  denunciamos al país,  y la comunidad internacional  que todo el accionar del gobierno en la pandemia sigue siendo funcional a los intereses de las empresas nacionales y transnacionales, amparado en la constitución que garantiza esos intereses, y en los tratados de libre comercio vigentes  cuyas disposiciones van en esa misma dirección».

«En ese marco de alianza del gobierno con el empresariado, que recientemente ha abogado por acelerar la votación del TPP-11 en el Senado, nos declaramos en estado de alerta y recordamos al Ejecutivo y al Congreso que el pueblo volverá a las calles cuando termine la cuarentena».  

Declaración de Chile Mejor Sin TLC

«El  Gobierno se ha valido del estado de emergencia para blindar el modelo neoliberal y avanzar en la aprobación de  leyes, llamando a un acuerdo nacional entre sus economistas y las cúpulas políticas, dejando de lado las prioridades de la crisis: el hambre y el colapso de la salud pública. Denunciamos que ese acuerdo sólo busca impedir la rebelión ante ese malestar, ofreciendo migajas ante las dramáticas condiciones imperantes, mientras en los territorios, los  esfuerzos locales han estado volcados a responder a  la crisis, buscando recibir atención hospitalaria, y/o gestionando ollas comunes y redes locales de abastecimiento», señalan.

Participa en la conversación

1 comentario

Deja un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.